Leyendas de Tijuana: La mujer que bailo con el Diablo

Publicado: junio 4, 2011 en Uncategorized

 

Ah, las supersticiones religiosas, no seriamos una sociedad decente sin ellas…pero dicen que toda superstición tiene algún origen basado en la realidad, así que quien sabe. Mi jefa siempre dice que los Viernes Santos amanece nublado, y ya llevo 5 años poniendo atención a esto…y pues hoy estaba nublado en la mañana aquí por mi jacal. El dia de hoy, y aprovechando el descanso religioso, les voy a platicar la historia de la fulana que bailo con el diablo.

Dicen que esto ocurrió en la década de los 70s, en la avenida Revolución que desde aquel entonces ya estaba retacada de gente (no como ahorita). Uno de los lugares mas concurridos para agarrar cura en esos tiempos era el ya desaparecido Aloha, que si mal no recuerdo estaba en la calle 3ra. Al parecer todo mundo visitaba ese lugar los fines de semana, así que como cada Viernes, una fulana se preparaba para irse de juerga.

La única diferencia entre este y otros días era que, precisamente, era Viernes Santo, por lo cual la madre de la fulana esta, le imploro que no saliera, ya que era (por alguna razón) pecado salir a bailar…o sea que todos los Budistas, Hinduistas y demás, que bailan en Viernes Santo, se los carga el payaso…no? Bueno, el caso es que la mujer esta le dijo a su madre que le valía gorro, que ella bailaría hasta con el mismísimo demonio si era necesario.

Desafiando a su madre, esta individua salio camino a la Avenida de la fiesta. Cuenta la gente que no había nadie en la calle (aunque si no había nadie quien contó la historia?), pero ni eso impidió que la mona esta llegara al Aloha, que también, estaba completamente desolado, solo los trabajadores que no pudieron faltar, poblaban el lugar. Muy aburrida, la chica decidió retirarse, cuando llego un vato muy bien vestido, guapo y de traje

Dicen las personas del antro, que el guey este apestaba a puro azufre, y que de repente hizo mucho calor. El hombre tomo a la muchacha en sus brazos y comenzó a bailar con ella mientras le susurraba en el oído que había venido porque ella lo llamó. La muchacha grito del miedo, al darse cuenta de que la persona con la que bailaba era el diablo, instantes después, el alarido cambio de susto a dolor, ya que cada vez que este hombre tocaba a la mujer, le dejaba quemaduras horribles.

El resto de la leyenda difiere, dicen que tenia patas de gallo o de cabra o quien sabe que chingados…lo unico que si se es que mi madre trabajaba en la Cruz Roja en aquel entonces y ella cuenta que en efecto, llego una quemada en Viernes Santo.

Yo no soy religioso ni supersticioso…pero por si son peras o manzanas, yo no salgo a pistear hoy.

MEJOR QUE ME VAILE A MIII…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s